LOS BENEFICIOS DE LOS ANTIOXIDANTES EN LA SALUD Y EN LA PIEL

 

I.Q.  y M EN C. MA TERESA   ÁLVAREZ
LABORATORIOS JABOTIÈRE S.A. de C.V.

  

 

 

La piel está expuesta a la radiación ultravioleta (UV) y al estrés oxidativo dando por resultado generación frecuente de radicales libre.  Ellos son los responsables de los efectos deteriorativos de los sistemas biológicos.  La peroxidación producida por los radicales libre se incrementa con la exposición UV en áreas de la piel crónicamente expuestas al sol.

 

Los cambios de la piel por excesiva exposición a la radiación solar UV dan por origen arrugas, amarillamiento, flacidez y resequedad, así como un incremento en el grosor de la capa córnea; este daño actínico se designa como fotoenvejecimiento. La característica principal de estos daños es la formación de radicales libres.

 

RADICALES LIBRES

 

Los radicales libres se producen continuamente en el organismo como una consecuencia del metabolismo normal y están directamente relacionados con la mutagénesis, formación de tumores y envejecimiento.  Algunas de las fuentes externas que aumentan su producción además de la radiación solar son: fumar, los agentes contaminantes ambientales, la radiación ultravioleta, pesticidas, algunos solventes industriales, el ozono y actualmente también se considera como factor desencadenante a los niveles exagerados de estrés.

 

ESTRÉS OXIDATIVO

 

Se le denomina estrés oxidativo a la relación que existe entre los factores pro-oxidantes y el nivel de antioxidantes.

Todas las personas estamos constantemente expuestos a los oxidantes tanto exógenos como endógenos desde el momento en que nacemos.  Los sistemas antioxidantes luchan por combatir este constante ataque.  Una deficiente defensa antioxidante ante el ataque oxidativo puede explicar la “base oxidativa” de muchas enfermedades que aparecen durante la vida.

Una de las grandes causas del envejecimiento y de muchas patologías es la carga oxidante y un acercamiento aconsejable es optimizar nuestras defensas antioxidantes.  Si los oxidantes causan patologías y los antioxidantes neutralizan los radicales libres, entonces, aumentar los niveles de antioxidantes es una de las formas de disminuir la patología y también una forma de retardar el envejecimiento.

Existen estudios epidemiológicos y de laboratorio que confirman este hecho.  Las personas que consumen altos niveles de vitamina C, vitamina E y Beta-caroteno tienen menor riesgo de cáncer y enfermedades del corazón y pueden tener una expectativa de vida mayor que aquellos que consumieron bajos niveles.

Esta evidencia es importante para el balance oxidante-antioxidante en el organismo que apuntan hacia la enfermedad si los oxidantes predominan y apuntan hacia la salud si   los antioxidantes son los que predominan.

Para entender los daños causados por los oxidantes y el papel de las defensas antioxidantes para prevenir enfermedades es necesario tener métodos para medir el daño oxidativo y la disminución antioxidante en respuesta al estrés oxidativo.  Son tres las biomoléculas esenciales que pueden dañarse por los oxidantes: lípidos, proteínas y los ácidos nucleicos.  Metodologías bastante sofisticadas se han desarrollado para medir el daño oxidativo a estas moléculas.

 

ESTRÉS OXIDATIVO Y LA PIEL

 

La piel representa un modelo en el cual el daño oxidativo puede ser rápidamente inducido por la radiación UV y una de las formas de medir el daño oxidativo es mediante la disminución de antioxidantes en la misma.

Se han hecho mediciones de los antioxidantes, en especial de los tocoferoles al ser expuesta la piel a la radiación solar y a la contaminación ambiental. La disminución en el contenido de tocoferoles proporciona un indicio del daño oxidativo que está sufriendo la piel ante estos oxidantes. Las cifras proporcionadas por los análisis dan una idea de cómo los radicales libres producidos por la luz UV causan un daño oxidativo que da como resultado un daño cutáneo.

  

MECANISMO DE ACCIÓN DE LOS ANTIOXIDANTES

 

Los antioxidantes son cualquier sustancia que estando presente a bajas concentraciones significativamente retrasa o inhibe la oxidación de un sustrato.  Neutralizan radicales libres por lo que desintoxican y protegen al organismo frenando el proceso oxidativo.

 Los antioxidantes actúan mediante los siguientes mecanismos:

 

  • Disminuyendo las concentraciones localizadas de oxigeno ya se combinándose con él o desplazándolo.
  • Previniendo la iniciación de la peroxidación.
  • Atrapando o secuestrando los radicales libres que puede reaccionar con la membrana de lípidos para producir peróxidos.
  • Secuestrando iones metálicos que actúan como catalizadores, en tal forma que no se generen especies reactivas.

 

TIPOS DE ANTIOXIDANTES

 

Diversos estudios han demostrado que la administración de suplementos de vitamina E y C aumenta la capacidad antioxidante del plasma.  Los estudios epidemiológicos han demostrado una relación inversa entre ingestas elevadas de vitamina E, C y beta-caroteno y la relación de enfermedades cardiovasculares.

Estos tres antioxidantes forman el triángulo básico de un sistema antioxidante.

La VITAMINA E pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles. Se considera un factor de protección de las membranas biológicas por su efecto antioxidante sobre los ácidos grasos poli-insaturados presentes en las membranas celulares.

 La VITAMINA C también conocida como ácido ascórbico es hidrosoluble y constituye uno de los agentes antioxidantes más poderosos donde desarrolla su acción en los compartimientos acuosos de las células.

El BETA-CAROTENO es el precursor de la Vitamina A.  En el organismo se transforma de acuerdo a los requerimientos que se tengan de esta vitamina. De aquí que también se le denomina provitamina A.  Tienen una importante función de protección de las células. Se le considera como un preventivo en algunas enfermedades degenerativas como el cáncer, cataratas, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Aún cuando se considera a estos tres antioxidantes como los principales en la prevención antioxidante contra los radicales libres, existen una serie de antioxidantes complementarios de gran interés.  Entre ellos se encuentran los siguientes:

 

 ÁCIDO ALFA-LIPOICO

Es un compuesto que actúa como coenzima de muchas reacciones del organismo. Es un antioxidante hidrosoluble y liposoluble lo que le da un mayor rango de capacidad antioxidante.  Se considera un antioxidante potente que tiene un efecto protector de los glóbulos rojos y del daño oxidativo es producido por el metabolismo humano pero disminuye con la edad.

     

SUPERÓXIDO DISMUTASA

La SOD es un antioxidante de tipo enzimático. Neutraliza al radical superóxido Revitaliza las células reduciendo el riesgo de destrucción de las mismas. En la piel es uno de los antioxidantes que disminuyen al estar expuesta la piel a dosis elevadas de radiación solar.y su disminución en la capa córnea es un indicador del daño oxidativo.

Los niveles de SOD disminuyen con la edad por lo que es necesario un aporte suplementario.

 

 COENZIMA Q 10

 

La coenzima Q10 posee una importante acción antioxidante y protege las estructuras celulares de los radicales libres.  Se encuentra en las mitocondrias y en la parte interna de las membranas.  El proceso de síntesis en las células del organismo humano disminuye con el envejecimiento, con una mala nutrición, con algunos fármacos y con las enfermedades crónicas.

  

PROANTOCIANIDINAS Y RESVERATROL

 

Las proantocianidinas son de los más potente antioxidantes y de más reciente descubrimiento.  Tienen una capacidad de neutralizar los radicales libres 20 veces mayor que la vitamina C y 50 veces más que la vitamina E. Las proantocianidinas son extraídas de la semilla y cáscara de la uva y también se encuentran en el vino tinto.  Son rápidamente absorbidas y transportadas a través del cuerpo.

El resveratrol es considerado en la actualidad uno de los mejores antioxidantes.  La fuente más importante de resveratrol es la Vitis vinifera,  uva empleada en la fabricación del vino tinto  Las concentraciones más altas de resveratrol se encuentran  en la piel de la uva.

Algunos estudios sugieren que el consumo de vino tinto puede reducir la incidencia de enfermedades coronarias. Actúa como antioxidante inhibiendo la formación de radicales libres y como antimutagénico previniendo la formación de tumores.

  

OLIGOELEMENTOS: SELENIO, ZINC, MANGANESO

 

Ciertos oligoelementos como el Selenio, Cobre, Zinc y Manganeso participan en la producción de enzimas antioxidantes.  Se les considera antioxidantes exógenos.

El Selenio actúa en conjunto con la vitamina E contra la acción de los radicales libres.

Aún cuando una deficiencia en el organismo es rara, puede darse en zonas donde la tierra no contiene suficiente cantidad de este mineral.  Aún cuando se considera un antioxidante muy importante las cantidades requeridas por el organismo son muy pequeñas y un exceso puede causar toxicidad.

El Selenio es un antioxidante que puede prevenir la degradación de las grasas y bloquear la acción de químicos causantes del cáncer.

 

 LICOPENO

 

Pertenece al grupo de los carotenoides.  Se encuentra principalmente en los tomates, zanahorias y pimientos y es un antioxidante que actúa principalmente evitando la peroxidación lipídica.

Es uno de los antioxidantes que en diversos estudios demuestran las mayores propiedades antienvejecimiento.  Su naturaleza química lo hace una excelente trampa de los radicales libres producidos por las radiaciones solares.  Su aplicación en productos

post-solares es muy recomendable por su capacidad de contrarrestar los efectos negativos de la radiación solar.

  

EXTRACTO DE TÉ VERDE

 

El té verde, Camellia sinensis es un potente antioxidante y una sustancia preventiva contra el envejecimiento de la piel.  Su poder antioxidante previene la formación de radicales libres e interrumpe la reacción en cadena.

El extracto de té verde posee una gran cantidad de polifenoles, en donde los principales son los flavonoides.  Son antioxidantes naturales capaces de actuar contra las inflamaciones cutáneas.  Se ha demostrado la eficacia del té verde en problemas de la piel como edema, también tiene un efecto protector contra la radiación de los rayos UVA.

 

EL FUTURO DE LOS ANTIOXIDANTES

 

Los antioxidantes se han convertido en una rutina de tratamiento para prevenir muchas patologías y para retardar el proceso de envejecimiento.  El empleo constante de antioxidantes ayuda a reducir los daños causados por los radicales libres.  Cada vez es más factible la medición del daño causado y la detección de los factores de riesgo, así como el descubrimiento de nuevos antioxidantes y su forma de acción.